Skip to main content
Category

Tratamiento en Adultos

Depresión y deterioro cognitivo

Hoy 13 de enero es el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, un trastorno mental común que, a nivel mundial, afecta a 280 millones de personas siendo especialmente prevalente en adultos de más de 60 años. En relación a las causas, la depresión es el resultado de una interacción de distintos factores genéticos, bioquímicos, estructurales, ambientales y sociales. 

Aunque los síntomas más representativos de la depresión son la tristeza, ansiedad, frustración o pensamientos de autolesión o suicidio, esta enfermedad también se asocia frecuentemente a síntomas cognitivos. De hecho, un meta-ánlisis puso de manifiesto que los déficits cognitivos aparecen desde el primer episodio depresivo (Lee, et al, 2011). 

Los principales dominios cognitivos y funciones ejecutivas que se ven afectadas en personas con depresión son: 

Atención: capacidad de seleccionar, dirigir y mantener un nivel de activación y concentración adecuado hacia estímulos relevantes. 

Velocidad de procesamiento: rapidez con la que se capta, entiende y reacciona, emitiendo una respuesta a la información que se recibe.

Memoria y aprendizaje: permite codificar, almacenar y recuperar la información del pasado, ideas imágenes, acontecimientos etc. La memoria es un proceso básico para el aprendizaje.  

Razonamiento: capacidad para aplicar estrategias con el fin de resolver problemas, extraer conclusiones y establecer relaciones.

A pesar de la eficacia de los distintos tratamientos farmacológicos utilizados para la depresión, es importante diseñar estrategias dirigidas a abordar los déficits cognitivos asociados a al depresión. Con el objetivo de no agravar la frustración y los sentimientos de autodesprecio, es clave la personalización y adaptación de la intervención cognitiva al nivel de deterioro cognitivo de cada paciente. El diseño de un protocolo de estimulación cognitiva adecuado puede mejorar en gran medida la calidad de vida de estos pacientes. 


Sincrolab diseña entrenamientos cognitivos personalizados y adaptados en tiempo real a la afectación y el rendimiento de cada paciente. Pruébalo gratis.

Nuevas perspectivas del TDAH: fortalezas y aspectos positivos

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo de carácter neurobiológico originado en la infancia, caracterizado por la presencia de: déficit de atención, impulsividad e hiperactividad.

Más allá de los síntomas mencionados, existe evidencia que indica que este trastorno estaría también asociado a ciertos rasgos positivos. Sin embargo, hay poca información sobre las posibles características positivas asociadas a este diagnóstico. Por eso, hoy os presentamos un estudio en el que participan distintas instituciones Holandesas para abordar esta temática.

Se llevó a cabo un estudio cualitativo mediante encuestas a más de 200 miembros de la Asociación Holandesa de TDAH y, posteriormente, un análisis cuantitativo de los aspectos positivos reportados en relación a distintos factores como la edad, el género o el tratamiento farmacológico/psicológico.


Figura 1: Resumen de los aspectos positivos autodeclarados agrupados en subcategorías y categorías. Adaptado de: Schippers LM, et al. 2022

Los aspectos positivos declarados por los participantes en las encuestas se asignaron a 13 subcategorías, que a continuación se agruparon en cinco categorías principales (Figura 1) que representan la tipología de los aspectos positivos declarados de manera más recurrente:

1. Creatividad: se incluyeron en esta categoría menciones cómo «tener ideas sorprendentes», «gran capacidad para resolver problemas», «tener ideas innovadoras, fuera de lo estructurado»

2. Dinamismo: abarcando conceptos cómo «tener mucha energía o ser apasionado» o tener siempre «una actitud positiva», «no rendirse»…

3. Flexibilidad: en esta categoría se englobaron referencias como «tener la mente abierta», «tener muchos intereses» o ser «espontáneo».

4. Habilidades socio-afectivas: algunos ejemplos incluidos en esta categoría son «tener mucha intuición», «facilidad para entablar contactos» o «tener un gran sentido de la justicia».

5. Habilidades cognitivas: incluyendo conceptos como «poder pensar muy rápido», «gran capacidad de concentración si tengo interés», «atención al detalle».

El análisis cuantitativo reveló que ser creativo, entusiasta y energético eran los aspectos positivos declarados con mayor frecuencia. Asimismo, las mujeres refirieron más aspectos positivos que los hombres, y la edad, la situación laboral y «haber recibido alguna vez tratamiento por parte de un clínico/terapeuta» no fueron factores que se asociaran con el número de aspectos positivos mencionados.



Es interesante el hecho de que los dominios de los síntomas centrales del TDAH, como son la impulsividad y la hiperactividad, son mencionados por varios participantes como aspectos positivos, como la espontaneidad o el entusiasmo. De la misma manera, se destaca la atención como aspecto positivo, en referencia a la atención al detalle y al hiperfoco.


Estos resultados nos indican la necesidad de incorporar la cuantificación de los puntos fuertes en el marco de la comprensión y el tratamiento del TDAH. Trabajar en la concienciación y en la identificación de estos aspectos positivos podría ayudar a los pacientes y cuidadores a la hora de afrontar el diagnóstico, así como a la hora tomar decisiones psicoeducativas por parte del profesional que se ajusten al perfil determinado del paciente.

Accede al artículo completo

Cómo el deporte me dio mi vida: TDAH en Primera Persona

Soy Julio y tengo 54 años, desde muy pequeño me sentía distinto, siempre iba a toda velocidad y no sabía por qué. La verdad, tardé mucho en conocer el concepto TDAH, solo sabía que no podía parar de hacer e inventar y nunca había fin. En los estudios siempre suspendía todo y no podía entender lo que me pasaba, era incapaz de concentrarme y mis padres no sabían cómo ayudarme.

Empecé a hacer ejercicio a los 7 años con kárate y fútbol y más adelante, a los 14 años empecé también a practicar tenis. Tenía tanta energía que no era capaz de parar, y el deporte era mi manera de canalizarla y poder relajarme. Cuando cumplí los 20 terminé kárate con cinturón negro primer dan y en fútbol fui máximo goleador pero aún quería más y busqué otros retos, así que empecé a hacer musculación y boxeo.

A los 23 años encontré la manera de enfocar mi pasión y gran capacidad para el deporte hacia una profesión que me ofrecía bienestar y felicidad, ser entrenador personal. Hoy cuento con un gimnasio propio en el que puedo, por una parte, enfocar toda mi energía, y a la vez enseñar y motivar a todos los miembros, muchos de ellos niños con TDAH, a alcanzar todo su potencial en el mundo del deporte. Mejorar día a día en el deporte también les permite a estos niños aumentar su autoestima y confianza, que es vital para que sigan creciendo y alcanzando metas en otros ámbitos.   

Actualmente, estoy viviendo el TDAH también desde la posición de padre. Mi hija Elena, de 10 años, fue diagnosticada con TDAH y Hugo, de 6, sospechamos que también podría tenerlo.  Es una situación muy complicada en la que muchas veces estamos desbordados, pero el deporte nos ofrece una vía de escape muy importante para todos. Por eso nosotros les hemos inculcado, y lo recomendamos a todos en nuestra situación, una rutina deportiva que les permita tener la cabeza «más descargada».

Psicotogether, la Unidad de Psicopedagogía del Hospital La Paloma y su experiencia con Sincrolab

Psicotogether,  la Unidad de Psicopedagogía del Hospital La Paloma comenzó a usar Sincrolab en octubre de 2018. Dicha unidad en colaboración con la Cátedra de Tecnologías Médicas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, apuesta por la introducción de tecnología en el ámbito sanitario. Este aspecto junto a la pasión por la tecnología y la investigación de la fundadora de Psicotogether, la Dra. Zaira Santana, hicieron que se iniciaran contactos y acuerdos entre las entidades.

La unidad comenzó un periodo de prueba con algunos de los PUCs (paciente-usuario-cliente) para conocer el impacto y el feedback de los chicos. Posteriormente, tras recibir resultados positivos, se extendió la terapia a todos los usuarios que la necesitaban. Actualmente Psicotogether cuenta con más de una decena de PUCs realizando la terapia de forma habitual.

El principal objetivo era tener un instrumento novedoso, que no aburriera y que pudiera ser utilizado con una amplia franja de edad.

Además, Psicotogether, la Unidad de Psicopedagogía del Hospital La Paloma, después de varias experiencias positivas con herramientas tecnológicas, cree firmemente en el uso de tecnología en la educación y en el ámbito sanitario. Instrumentos como Sincrolab permiten conocer la evolución del jugador y un ahorro de tiempo importante para el terapeuta, aspecto que con fichas de papel es muy complicado.

Psicotogether lleva un año trabajando con los videojuegos serios de Sincrolab, despertando gran curiosidad en la sociedad canaria, llegando incluso a varios medios de comunicación (televisión, prensa, radio…) creando gran expectación, consiguiendo también el nombramiento como uno de los centros más innovadores en España.

Uno de los beneficios que más se ha destacado desde la Unidad de Psicopedagogía es la enorme motivación que se consigue en los jugadores (niños y adultos), el feedback automático de resultados que puede comprobar el usuario mientras juega y la sensación de juego que perciben (evitando el aburrimiento de trabajar con lápiz y papel, igual que hacen cada mañana en la escuela o en el trabajo). Por último, como beneficios o ventajas para el terapeuta, han destacado la facilidad de seguir la evolución y los resultados mensuales, permitiendo revisar y comprobar la evolución con esta información de los informes que arroja la plataforma automáticamente.

Dra. Zaira Santana                                                                                                                      Unidad de Psicopedagogía Hospital La Paloma

BANNER_OV

3 tecnologías disruptivas en el tratamiento y diagnóstico de la depresión

El trastorno depresivo mayor es un trastorno sufrido por 350 millones de personas en el mundo, caracterizado por un estado de ánimo deprimido la mayor parte del día casi todos los días, una disminución importante del interés y el placer por todas o casi todas las actividades la mayor parte del día casi todos los días que llevan al individuo a sufrir algunas de las siguientes consecuencias entre las que se encuentran una pérdida importante o aumento de peso sin hacer dieta, insomnio o hipersomnia, fatiga, sentimientos de inutilidad, y en algunos casos pensamientos de muerte.

La tecnología ha dejado su huella en el tratamiento de este trastorno mediante la aportación de diferentes técnicas que permiten complementar y aumentar las posibilidades y facilidades de los pacientes a la hora de llevar a cabo el tratamiento y, aunque su aportación es sin duda beneficiosa, no es apta para todo tipo de pacientes.

  • Terapia Online.

La terapia cognitivo conductual mediada por internet es una alternativa a la terapia cognitivo conductual tradicional que permite a los pacientes trabajar en el tratamiento de forma continuada y desde donde ellos lo deseen, logrando una libertad de la que carecerían al recibir un trato directo con el paciente.

Sin embargo, no todos los pacientes ven esta alternativa como eficaz, pues echan en falta el trato personal con el terapeuta. A pesar de ello, este tipo de terapia online puede no ser un buen sustituto para la terapia tradicional, pero sí es un buen complemento, como refieren numerosos pacientes, que prefieren un lugar acogedor como su casa a la hora de llevar a cabo la terapia. Además, este tipo de terapia permite llevar un tratamiento más continuado que la terapia tradicional, así como el ahorro de tiempo y dinero, además de la libertad de poder realizarlo cuando el paciente decida y de poder llevar un registro de la actividad del paciente durante el tratamiento.

  • Inteligencia Artificial conversacional.

Otra herramienta disruptiva para el actual tratamiento de la depresión es el uso de programas de inteligencia artificial con capacidad conversacional, como Woebot. Actualmente utilizados como asistentes en los dispositivos móviles, permiten simular la actividad de un terapeuta tradicional en la forma de Inteligencia artificial.

Entorno al 75% de estudiantes que requieren tratamiento para síntomas depresivos no acuden a consulta debido, en su mayor parte, al estigma existente en la salud mental, y a los escasos servicios en este campo, que no logran abarcar la totalidad de la población que los requiere. Por ello, este tipo de plataformas son una gran solución a este problema, dado que no solo permiten abarcar a todos los individuos con síntomas depresivos, sino que además no están sujetos al estigma, dado que el “terapeuta” se trata de una IA.

El uso de estas plataformas parece ser satisfactorio (Fitzpatrick KK, Darcy A, Vierhile M, 2017) para la gran mayoría de pacientes que han tenido oportunidad de probarlo, destacando la empatía que es capaz de mostrar la IA y la flexibilidad a los distintos tipos de pacientes y situaciones. En cuanto a su eficacia, aquellos pacientes que han usado este tipo de plataformas mostraron una significativa reducción de la depresión a las pocas semanas de tratamiento.

  • Tecnología en detección de la depresión.

Otra de las grandes ventajas de la tecnología en la detección de la depresión con respecto a las técnicas tradicionales es la capacidad de detectar y registrar elementos que pasan desapercibidos al ser humano, y de manera más constante que las sesiones tradicionales.

Actualmente existen aplicaciones, como Mindstrong del MIT, capaces de registrar síntomas depresivos basándose únicamente en la manera en que utilizamos nuestros dispositivos móviles. La voz, la manera de desplazarnos a través de las aplicaciones, la frecuencia con que las usamos, son factores que están estrechamente relacionados con nuestros procesos cognitivos y que la IA registra e interpreta, permitiendo la antes de que el individuo llegue a un estado avanzado de depresión.

Con todo, no hay duda de que a medida que la tecnología avanza, también lo hace su inclusión el campo de la salud mental y, aunque aún requiera de ciertas mejoras, sus aportaciones hoy día son más que sustanciales.

BANNER_OV

Referencias:

Holst, A., Nejati, S., Björkelund, C., Eriksson, M. C., Hange, D., Kivi, M., … & Petersson, E. L. (2017). Patients’ experiences of a computerised self-help program for treating depression–a qualitative study of Internet mediated cognitive behavioural therapy in primary care. Scandinavian journal of primary health care35(1), 46-53.

Topolovec-Vranic, J., Mansoor, Y., Ennis, N., & Lightfoot, D. (2015). Technology-adaptable interventions for treating depression in adults with cognitive impairments: protocol for a systematic review. Systematic reviews4(1), 42.

Hallgren, K. A., Bauer, A. M., & Atkins, D. C. (2017). Digital technology and clinical decision making in depression treatment: Current findings and future opportunities. Depression and anxiety34(6), 494-501.

Fitzpatrick KK, Darcy A, Vierhile M. (2017). Delivering Cognitive Behavior Therapy to Young Adults With Symptoms of Depression and Anxiety Using a Fully Automated Conversational Agent (Woebot): A Randomized Controlled Trial. JMIR Ment Health;4(2):e19

A %d blogueros les gusta esto: